por una razón, una estación o una vida.

A lo largo del camino de la vida, encontramos infinita cantidad y variedad de personas. El vecino de la puerta de al lado, el mesero del restaurante, los amigos, la cajera del súper, el niño que empaca las bolsas del súper, el extraño amable en una fiesta, las parejas, los padres, los hermanos, los compañeros de trabajo….en fin. Cada una de estas personas ha llegado a nuestra vida “por una razón, por una estación o por una vida”.
A veces su propósito es tan simple, como servirnos un latte vainilla, a veces su misión en nuestra vida es abrirnos la puerta con una sonrisa, a veces, es contarnos un chiste un día que estemos deprimidos, a veces es tan complicado como ayudarnos, consciente o inconscientemente, a reinventarnos, a volver a nacer.
Dicen que en el momento en que identifiquemos en cuál de estas categorías entran las personas, será mas fácil convivir, aceptar, perdonar y finalmente, dejar ir.
No tengo problemas con las tres primeras, pero dejar ir es uno de los que yo llamo “males necesarios”, requiere de un gran esfuerzo, y dependiendo del lugar en donde estemos, dejar ir puede significar dejarnos caer o dejar caer a alguien…o por lo menos es lo que pensamos. Por eso resulta tan difícil hacerlo, el miedo a caer o el sentimiento de culpa nos mantienen ahí, deteniendo la soga mientras nos corta la piel de las manos.
La vida tiene formas peculiares de enseñarnos, y a veces,a través de quien menos lo esperamos, aprendemos que al dejar ir no nos vamos a caer, que estamos bien parados. Y que al dejar ir, no vamos a dejar caer a nadie, porque no es nuestra, sino su responsabilidad quedarse de pie, lo que podemos hacer, es dejar una soga colgando, para que cuando lo decidan, la tomen y nos alcancen, y entonces, podamos seguir caminando por el camino de la vida, pero de la mano y al mismo nivel.

 

Anuncios
Comments
2 Responses to “por una razón, una estación o una vida.”
  1. cOmpa dice:

    A mi me revienta las bolas pensar que alguien está ahí por “algo”… está por que está… el significado que cada quien le pone es totalemente subjetivo… pero… al final todos lo hacemos… le ponemos el significado que nos hace sentir mas cómodos con los accidentes circunstanciales… todo ésto… cuando los encuentros humanos no tienen intencion o cuando se quiere evadir la responsabilidad de los actos. Cuando hay intención explícita… esto desvanece.

  2. ana laura dice:

    Exacto. Al final si cada quien le ponemos un significado es porque ese “signifado” significó (sic) algo para nosotros, no? y es ahí donde el “algo” cobra vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: